Noticias

Redsag

2018-08-21

QUEREMOS UNA GUATEMALA LIBRE DE TRANSGÉNICOS

QUEREMOS UNA GUATEMALA LIBRE DE TRANSGÉNICOS

 

Representantes de comunidades y organizaciones indígenas, campesinas, de mujeres, centros de investigación y organizaciones no gubernamentales, nos reunimos hoy para  analizar, tomar posición y proponer acciones sobre el Reglamento Técnico de Bioseguridad de Organismos Vivos Modificados para uso Agropecuario puesto a “consulta pública” por el Ministerio de Economía del Gobierno de Guatemala el día 30 de julio de 2018.

 

Al respecto, concluimos:

Somos defensoras y defensores de la red de la vida, cultura, el territorio, conocimientos ancestrales,  tradicionales  y la biodiversidad y por lo tanto nos compete estar atentos y alertas ante cualquier intento de despojar y menoscabar la vida, la cultura, el territorio, la biodiversidad, y, en general, los derechos de nuestros pueblos.

Guatemala es un país  reconocido en el concierto de las naciones como un país origen de la diversidad biológica (megadiverso), lo que significa que tenemos una gran riqueza en materia de diversidad biológica. Este hecho  está directamente relacionado con la gran diversidad cultural de los pueblos, pues somos los pueblos quienes hemos mantenido y protegido esta diversidad históricamente y el Estado de Guatemala y sus instituciones únicamente han realizado acciones de despojo en nuestra contra.

El modelo socioeconómico dominante actualmente, representado por el capitalismo más neoliberal, constituye una amenaza a  la diversidad biológica y cultural de los Pueblos  y Comunidades Indígenas de Guatemala. Amenaza que se concreta en diversos tratados internacionales de libre comercio, que se traducen en instrumentos regulatorios para concentrar, extraer, expoliar, privatizar, mercantilizar y monopolizar los bienes naturales, como las iniciativas de obtenciones vegetales, de propiedad intelectual, de bioseguridad de uso de organismos vivos modificados, el Convenio de Diversidad Biológica y sus protocolos correspondientes. Todos estos tratados buscar facilitar la liberación de tecnologías, productos, insumos, y alimentos nocivos a la salud humana y animal, y a la economía y cultura de nuestros pueblos.

Hoy tenemos a la puerta una nueva amenaza como lo es la propuesta del Reglamento Técnico de Bioseguridad de Organismos Vivos Modificados para uso agropecuario. Esto lo interpretamos como otro intento del gobierno de Guatemala para cumplir con el Protocolo de Cartagena para complacer a las empresas nacionales y transnacionales que se dedican al negocio de las semillas transgénicas, afectando la cultura y la vida de nuestros pueblos.

Recordamos que los transgénicos  constituyen un riesgo a la salud puesto que contienen porciones genéticas inestables, porciones genéticas creadas con genes de resistencia a antibióticos, porciones genéticas de resistencia a herbicidas y riesgos comprobados a la agricultura en países como India, México, Argentina, Estados Unidos, Canadá y otros, tales como proliferación de supermalezas, genes suicidas, muerte de polinizadores, pérdida de biodiversidad y variedades nativas. 

Ya en 2014 la movilización comunitaria y popular logró la derogatoria de la Ley para la Protección de Obtenciones Vegetales (popularmente conocida como Ley Monsanto) por ser lesiva a los intereses de la población guatemalteca. La convocatoria promovida por el Ministerio de Economía no es un mecanismo de búsqueda de consentimiento libre e informado, como lo establece como requisito indispensable el artículo 19 del Convenio sobre Diversidad Biológica,  asimismo como lo establece el cuerpo legal en materia del derecho de Consulta establecido por el Convenio 169 de la OIT y  otros instrumentos internacionales en materia de derechos de los pueblos indígenas. Pueblos originarios, así como la Constitución Política de la República de Guatemala.

Además contraviene lo establecido en el Artículo 31 de la Declaración de Naciones Unidas sobre los derechos de los Pueblos Indígenas que estable: Los pueblos indígenas tienen derecho a mantener, controlar, proteger y desarrollar su patrimonio cultural, sus conocimientos tradicionales, sus expresiones culturales tradicionales y las manifestaciones de sus ciencias, tecnologías y culturas, comprendidos los recursos humanos y genéticos, las semillas, las medicinas, el conocimiento de las propiedades de la fauna y la flora, las tradiciones orales, las literaturas, los diseños, los deportes y juegos tradicionales, las artes visuales e interpretativas. También tienen derecho a mantener, controlar, proteger y desarrollar su propiedad intelectual de dicho patrimonio cultural, sus conocimientos tradicionales y sus expresiones culturales tradicionales.

Por lo anterior:

  1. Rechazamos este nuevo intento por permitir el tránsito, importación, exportación, cultivo, comercialización y utilización de Organismo Vivos Modificados (transgénicos) para consumo humano y animal en Guatemala.
  2. Instamos a todas los pueblos, comunidades y organizaciones a rechazar esta nueva amenaza a la vida y biodiversidad en nuestro país. Llamamos al Estado guatemalteco y su institucionalidad a respetar los principios del derecho internacional en materia de derechos humanos y materia ambiental, tales como: Principio Precautorio, Pro natura y Pro Persona; que son de observancia obligatoria para los Estados.
  3. Exigimos al Ministerio de Economía y demás autoridades del Ejecutivo encargados de aprobación del reglamento en mención, para que se abstengan de dicha aprobación y no generen iniciativas o propuestas para reglamentos futuros sin consulta a la población.
  4. Reiteramos el llamamos al Congreso de la República a legislar para prohibir los transgénicos en Guatemala, emitir la Ley para la Protección de la Biodiversidad, interpelar al Ministro de Economía y anteponer y respetar los intereses de los pueblos y habitantes de Guatemala.

Alianza Nacional para la protección de la Biodiversidad (ANAPROB); Alianza para el Desarrollo Rural Integral (ADRI); Asamblea de Pueblos por el Agua, la Vida y el Territorio; Asociación Nacional de Productores Certificados de Guatemala; Asociación Femenina para el Desarrollo de Sacatepéquez (AFEDES); Bufete para Pueblos Indígenas; Campaña Guatemala Sin Hambre; Colectivo Social por el Derecho a la Alimentación, Comisión Nacional de Agricultura Orgánica, Colectivo de Estudios Rurales Ixim; FIAN Guatemala; Fundación Guillermo Toriello, Observatorio de Seguridad y Soberanía Alimentaria y Desarrollo Rural Integral (OSSANDRI); Colectivo Madre Selva; Red Nacional de Soberanía Alimentaria de Guatemala (REDSAG); Semillas Nativas y Criollas de Guatemala (SENACRI); Asociación para el desarrollo Comunitario –SIEMBRA- Movimiento Nacional de Tejedoras-  Ruchajixik ri qana´qbal- Consejo Maya Mam Saqtx´otx´; Asociación para la promoción y el desarrollo de la comunidad (CEIBA); SERJUS; ASOCUCH; Pastoral de la Tierra Diócesis San Marcos; Defensoría del Consumidor; Comité Campesino del Altiplano (CCDA);  Asociación de Agricultores Las Ilusiones (AGRIDIVI JALAPA); Plataforma humana Sector de Mujeres; Plantones por la Dignidad, Otra Guatemala Ya; Foro Nacional de Mujeres; Agricultores de San Vicente Pacaya Escuintla; Sector de Mujeres; Asamblea Departamental de los Pueblos de Huehuetenango (ADH), Facultad de Agronomía (FAUSAC).

 

Guatemala, 21 de agosto de 2018

Redsag

2018-08-07

CONFERENCIA DE PRENSA SOBRE PÉRDIDA DE CULTIVOS.

CONFERNCIA DE PRENSA DEL COLECTIVO POR EL DERECHO A LA ALIMENTACIÓN, SOBRE PÉRDIDAS DE CULTIVOS EN GUATEMALA.

Redsag

2018-08-02

Pérdida de cultivos en Champerico, Retalhuleu 2018

Comunidades de Champerico, Retalhuleu, perdieron sus cultivos, por la falta de lluvia en la región.

Redsag

2018-07-20

Experiencia de éxito en procesamiento de alimentos y soberanía alimentaria.

Redsag

2018-07-04

Taller Derecho a la Alimentación y Nutrición.

Con el fin de reforzar los conocimientos sobre el derecho integral de la alimentación, organizaciones aliadas y que forman parte de la Red Nacional por la Defensa de La Soberanía Alimentaria en Guatemala “REDSAG” desarrolló el taller sobre la lucha por el derecho a la alimentación y nutrición.

Los participantes señalaron que la alimentación es la base de la vida y que la lucha comunitaria y territorial, tiene como elementos articulador la alimentación. Los elementos bases por el derecho a la alimentación se enfoca en el acceso a la tierra, agua, bosques, microclimas, territorio, entre otros.

No hay texto alternativo automático disponible.
La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas, tabla e interior
 
 

Redsag

2018-07-03

Mercado Agorecológico de Sayaxché, Petén.

Con el fin de promover el intercambio y comercialización de productos agroecológicos en el municipio de Sayaxché, Petén, organización y productores agroecológicos de la región promueven cada mes el mercados agroecológico y el consumo de alimentos orgánicos.

 

Redsag

2018-06-27

MERCADO AGROECOLÓGICO EN CHIMALTENANGO.

Redsag

2018-06-14

Convocatoria Alta Verapaz.

Redsag

2018-05-24

CONVOCATORIA

CONVOCATORIA

Redsag

2017-06-05

Transmisión en vivo.

Escuche la transmisión en vivo de la caminata por la defensa del agua, por esta via. http://fger.org/2017/06/05/comunidades-defienden-el-agua/

Redsag

2017-04-21

LUCHA CONTRA LA PRIVATIZACIÓN DE LAS SEMILLAS NATIVAS Y CRIOLLAS

En el marco del día internacional de la Tierra (cada 22 de abril) las organizaciones que hacemos parte de la Red Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria en Guatemala, “REDSAG”, vemos que lamentablemente los bienes naturales relacionados con la producción de alimentos como el agua, la tierra y la biodiversidad, están cada vez más contaminados, disputados y explotados.

Las semillas nativas y criollas de nuestra biodiversidad están amenazadas por diversas estrategias que buscan patentar y comercializar los conocimientos ancestrales e introducir las semillas transgénicas, a través del intento de aprobación del Reglamento de Organismos Vivos Modificados por el Consejo Nacional de Áreas Protegidas “CONAP” y la implementación del proyecto ABS, que busca sistematizar los conocimientos ancestrales, y ponerlos a disposición de las empresas corporativas de semillas para que los utilicen.

Las semillas nativas y criollas son legados importantes de las comunidades indígenas en Guatemala, debido a que los abuelos y las abuelas heredan estas semillas a sus hijos e hijas con el fin de promover su defensa, preservación y conservación. En la cosmovisión maya las semillas ancestrales son sagradas y representan la raíz y el corazón de la cultura milenaria.

Es importante recordar que en el 2014 la población en general desarrolló una serie de acciones, que permitió la derogación de la Ley de Protección de Obtenciones Vegetales, sin embargo, la estrategia de la privatizar las semillas nativas y criollas e introducir el cultivo y comercialización de semillas transgénicas en Guatemala fue concentrado en la Política de Bioseguridad de Organismos Vivos Modificados y su reglamento. Hasta la fecha dicho reglamento aún no ha sido aprobado.

Ante lo expuesto, las organizaciones que forman parte de la Red Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria en Guatemala “REDSAG” y organizaciones aliadas, demandamos a las instituciones del Estado:

  1. La NO aprobación del reglamento de Organismos Vivos Modificados
  2. La suspensión inmediata del programa “ABS”
  3. La prohibición del uso de agro tóxicos en la agricultura, debido a que es uno de los causantes del deterioro de la biodiversidad.
  4. Respetar las prácticas de defensa y protección de las semillas nativas y criollas que promueven los pueblos indígenas y campesinas de Guatemala.

 

Redsag

2017-04-05

Noticia

DECRETO  LEGISLATIVO 6-2014 QUE APROBÓ EL PROTOCOLO DE NAGOYA, PROMUEVE LA PRIVATIZACIÓN Y LA COMERCIALIZACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD.

 

El protocolo de Nagoya se genera del convenio sobre diversidad biológica, este convenio busca la conservación de la diversidad biológica, la utilización de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios que se derivan de la utilización de los recursos genéticos, fue negociado en la conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo “Cumbre de la tierra” en Río Janeiro el 5 de junio de 1992 y entró en vigencia el 29 de diciembre de 1993.

 

El 29 octubre del 2010 en una reunión de la conferencia de las partes,  celebrada en Nagoya, Japón, se adoptó el protocolo de Nagoya sobre el acceso recursos genéticos y participación Justa y equitativa de los beneficios que se deriven de su utilización al convenio sobre la diversidad biológica.

 

El 12 de enero del 1996 fue publicado en el diario de Centro América de Guatemala el decreto 5-95: ratificación del Estado de Guatemala del convenio sobre la diversidad Biológica y el tres de marzo del 2014 fue publicado el decreto legislativo 6-2014 que aprobó el protocolo de Nagoya.

 

El protocolo de Nagoya promueve las condiciones sobre el otorgamiento de concesiones, regalías, acceso para las investigaciones y el derechos de propiedad intelectual sobre los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales, sin consultar y tomar en cuenta la visión y el posicionamiento de los pueblos indígenas frente la privatización y comercialización de la biodiversidad y los conocimientos ancestrales.

 

En la actualidad los organismo el Estado han acordado mecanismos para establecer las condiciones de acceso y participación de beneficios que se derivan de los recursos genéticos (que incluye semillas nativas) y conocimientos tradicionales  asociados a esté, además  de  aquellas  condiciones  sobre  las cuales se  va a desarrollar el uso de los recursos, que para  el caso de Guatemala desvirtúan las  formas  de  administración  de  los recursos  comunes  en lo que respecta  a  biodiversidad  en las comunidades  indígenas de Guatemala, pues, estos mecanismos no incluyen la consulta y participación de los pueblos mayas, garífunas, xincas y mestizas de Guatemala, ni toma en cuenta las  propias  formas de administración de  los conocimientos tradicionales  que  han  sido  desarrollado y  adaptados  por  cada uno de  los  actores  comunitarios  involucrados  en su desarrollo  y  conservación,  como lo son  las  autoridades  ancestrales, las  comadronas, los  agricultores, las  mujeres, los   guías  espirituales,  entre  otros.

 

El protocolo también plantea bajo  las  consideraciones  de  “soberanía” de  los  Estados,  la   libre  disposición  sobre  los  recursos  genéticos y   conocimientos  tradicionales,  estableciendo  procedimientos  burocráticos  y discrecionales, sobre  su  utilización e  inclusión parcial de  los pueblos indígenas respecto a las  condiciones  de acceso,  determinado  por  el  desarrollo jurídico  institucional  de   estricta  negociación,  los mecanismos de control sobre   bioprospeccion que desarrollaría  este. Para  lo cual,   son  evidentes  las  amenazas del protocolo  de  Nagoya  en lo que respecta  a:  rompimiento  de  las  practicas de organización  ancestral  sobre  el manejo de  los recursos genéticos y conocimientos  tradicionales  de  acuerdo  a  su  propio  sistema jurídico, la   división comunitaria, por la forma  en que se  condiciona  acceder  a los beneficios,  no se  considera   el principio  de precaución  de  acuerdo  a los  sistemas  de organización y  vida  desde  la  cosmovisión de los pueblos indígenas, la  monopolización  y privatización  de las  formas  en que las  comunidades  “están con la  madre  tierra,  defendiendo  los  derechos de  la tierra.

 

En la actualidad, dentro de la repartición y acceso de los beneficios, se están otorgando contratos de acceso a recursos genéticos y ya existen otorgamientos de  contratos de acceso a  recursos genéticos  en territorios  indígenas, sin la debida información y consulta  sobre  los procesos, esta  situación genera condiciones  que   facilitan  la  ruta  para  el otorgamiento de patentes sobre  el  conocimiento tradicional  asociado a la medicina tradicional y semillas nativa.

 

La empresas transnaciones y nacionales están generando un nuevo mecanismo de despojo del territorio, mediante la privatización y comercialización de la biodiversidad, las semillas nativas y criollas y al conocimiento tradicional, para lograr sus objetivos utilizan instrumentos legales que excluyen los derechos de propiedad intelectual de los pueblos indígenas y las autoridades ancestrales.

 

La forma en que se aprobó el decreto 6-2014 fue inconstitucional, debido a que en el congreso de la república se pasó como moción privilegiada y de urgencia nacional, para esto se requería de las dos terceras partes de los votos, sin embargo, cuando se adquirió la memoria de sesiones, son se alcanzaron los votos requeridos, esta situación, evidencia la inconstitucionalidad en la aprobación de este decreto.

 

La inconstitucionalidad, las amenazas a la biodiversidad y los conocimientos ancestrales, motivó a las autoridades ancestrales de los Pueblos mayas, Garífunas, Xincas y Mestizos, La Red Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria en Guatemala “REDSAG” y La Alianza Nacional por la Protección de la Biodiversidad –ANAPROB—Plantear ante la Corte de Constitucionalidad un recursos de inconstitucionalidad contra el decreto que aprobó el protocolo de Nagoya y exigieron su  expulsión dentro del ordenamiento jurídico. El 16 de Junio, la corte de notificó sobre la suspensión provisional del decreto y concedió audiencia por quince días comunes al Congreso de la República de Guatemala, al Consejo Nacional de Áreas Protegidas “CONAP” y al Ministerio Público por medio de la fiscalía de Asuntos Constitucionales.

 

Junto con el protocolo de Nagoya, las entidades del Estado también están promoviendo el protocolo de Cartagena, este protocolo, es otro instrumento que promueve la liberación, la experimentación, la comercialización de Organismos Vivos Modificados en Guatemala. Derivado a esto el Organismo Ejecutivo mediante el acuerdo gubernativo 207-2014 le dio vida a la Política Nacional de Bioseguridad de los Organismo Vivos Modificados 2013-2023, y en la actualidad el Consejo Nacional de Áreas protegidas “CONAP” impulsa una serie de talleres para socializar el Reglamento de Organismos Vivos modificados.

 

 

 

 

 

 

 

 

Redsag

2017-04-05

Boletin

Boletin

Redsag

2017-04-05

Semilla

¡Sí a la vida, no a las semillas transgénicas.!

© 2017