Noticias

Redsag

2018-10-23

DECLARACIÓN FINAL EN EL MARCO DEL XII ENCUENTRO DE AGROECOLOGÍA Y ENCUENTRO DE SABIOS Y SABIAS

Declaración de Iximulew

Desde Chimaltenango, Guatemala, los pueblos wixaritari, tseltal y zapoteca de México, k'iché, kaqchikel, achi', tz'utujil, mam y q'eqchíl de Guatemala, comunidades campesinas de El Salvador, el pueblo lenca de Honduras, comunidades campesinas de Nicaragua, el pueblo bri-bri de Costa Rica, el pueblo kuna de Panamá, el Resguardo de Purasé y su pueblo kokonuko y las comunidades campesinas de Nariño y Santander de Colombia, el pueblo quichua de Ecuador, que somos cultura viva cuyas raíces siguen siendo fuertes y profundas, y que se expresa en el cuidado de la Madre Tierra, la crianza mutua del territorio en estrecha relación con los bienes y ámbitos comunes reivindicamos nuestra presencia ancestral y contemporánea ante el mundo entero. Somos hijas e hijos del maíz, somos pueblos de maíz.

Estos cuidados son nuestras formas de cultivo y alimentación tradicional, nuestros saberes, prácticas, sanación y partería tradicional, nuestros gobiernos tradicionales y de organización comunitaria que incluye la resolución de conflictos y la aplicación de la justicia de modo autónomo, nuestra relación con el territorio y los seres naturales y espirituales (incluidos nuestros ancestros) que lo conforman, nuestra lectura de los tiempos, de las lunas y de la densidad de las aguas; nuestras tradiciones y saberes expresados en el diseño de textiles, la cerámica, el vestuario, desde nuestra cosmovisión. Todos estos elementos, que configuran el tejido y complejidad de nuestro territorio, nos han permitido fundar nuestra vida comunitaria, nuestra permanencia milenaria, el mantener el legado de nuestras abuelas y abuelos, y el seguir soñando con la diversidad del mundo en condiciones de justicia y vida digna. Ésta es nuestra confianza y nuestro orgullo: nuestro modo de mirar la vida cuidando el equilibrio y la supervivencia futura de nuestro planeta.

 Hace miles de años que las sociedades humanas hemos crecido en crianza mutua con nuestros cultivos y nuestras semillas. Éstas son obra y parte de la historia de los pueblos y sus sistemas de saberes. Son más de 8 mil años de trabajo, experimentación y creatividad, y una interminable conversación colectiva con todos sus varios cuidados. Esa crianza mutua promovió formas específicas de cultivar y compartir visiones del mundo, de alimentación, de sanación, de partería, prácticas ligadas a normas comunitarias, responsabilidades, obligaciones y derechos.

La libertad de las semillas depende de la responsabilidad de los pueblos y comunidades que las defienden y mantienen, para cuidarlas y gozar de los bienes que nos brindan.

Las semillas son la base fundamental del sustento de los pueblos. Si hoy podemos alimentarnos y nutrirnos de la agricultura gozando de los sabores y la cocina, si podemos alimentarnos y sustentar a la humanidad, es porque los pueblos las cuidan, las comparten y buscan que las semillas sigan fluyendo.

Hoy hay un asalto renovado y cada vez más fuerte sobre las semillas (nuestro legado de la biodiversidad agrícola) y los saberes que les dan sentido, incluidos los complementos de saberes relacionados con el cuidado de nuestros animales.

Este ataque que pretende acabar con la agricultura campesina y originaria, acabar con la producción independiente de alimentos. Teniendo una soberanía alimentaria plena no sería tan fácil convertirnos en mano de obra barata y dependiente, en gente sin territorio y sin historia. Es una cruzada política y tecnocrática coordinada, para imponernos leyes y reglamentos uniformes y rígidos en favor de patentes y “derechos de obtención” para intereses privados. Hay un empeño en desacreditar nuestras prácticas históricas, nuestros saberes ancestrales indígenas campesinos, todos aquellos cuidados con los que resolvemos lo que más nos importa, porque les es crucial fragilizarnos, hacernos dependientes e incluso criminalizarnos, reprimirnos, encarcelarnos, desaparecernos, asesinarnos si decidimos no aceptar sus imposiciones y persecuciones.

 El centro más visible del ataque a las semillas y a lo que significan es la propiedad intelectual, son las llamadas leyes de derechos de obtentor o leyes UPOV, pero también las leyes de certificación, los registros de variedades y las leyes de comercialización.

De lo que se trata es de legalizar el abuso, el despojo y la devastación irresponsable. La privatización y el despojo se apoyan en otras normas que hoy nos imponen: normas de inocuidad alimentaria, normas de certificación de productores y ecosistemas, las mal llamadas buenas prácticas agrícolas, las nuevas oleadas de la Revolución Verde, los paquetes de agroquímicos, las normas fitosanitarias, los programas de servicios ambientales, los programas de desarrollo y financiamiento agrícola, la introducción de nuevas tecnologías y especialmente los transgénicos y la amenaza de la introducción de cultivos Terminator, la biología sintética, los encadenamientos productivos, la agricultura por contrato, los planes de ordenamiento territorial, los servicios ambientales y otras falsas soluciones a las crisis climáticas, las asociaciones con grandes empresarios, las Zonas Económicas Especiales.

Todo este desprecio es en realidad una guerra contra la subsistencia de los pueblos. Las corporaciones, los Estados y organismos internacionales, en aras del capitalismo, que nuestras posibilidades de resistir se debiliten, que abandonemos nuestros oficios y labores, nuestras tierras y nuestros territorios para dejar el campo libre al acaparamiento de nuestros ecosistemas.

Esta expulsión se expresa de una manera dramática en las caravanas de migrantes centroamericanos que surcan las carreteras como verdaderos expulsados de su vida por las empresas y gobiernos que les robaron el horizonte de su historia. Hoy buscan en esa caravana, nuevos horizontes para sobrevivir y volver a existir.

Las empresas quieren campo para instalar sumideros de desechos urbanos y tóxicos, apropiarse de todas las fuentes de agua o contaminarlas por su uso irresponsable y acaparador, imponer un sistema de extracción de minerales y energía eléctrica, eólica y solar a gran escala, y un sistema agroalimentario industrial basado en la explotación de los bosques, los monocultivos de árboles y materias primas para productos comestibles ultra procesados, productos industriales y agrocombustibles.

Para ello han diseñado tratados de libre comercio que activan sistemas de normas y regulaciones que abren margen de maniobra para las empresas y frenan la posibilidad de que la gente obtenga justicia.

Frente a ello, los pueblos originarios, con nuestra presencia ancestral, quienes reivindicamos nuestra relación con los seres naturales y espirituales, tenemos el deber y el derecho colectivo e histórico de recuperar, fortalecer y mantener el cuidado y la protección de nuestras formas de vida indígena y campesina, de nuestros saberes y derecho propio, nuestra autonomía y por ende nuestras formas de gobierno, nuestras leyes naturales o de origen, nuestros sistemas de sanación, partería y educación, nuestros cuidados del territorio, nuestras asambleas y nuestros autoridades propias, nuestras semillas nativas y nuestra agricultura tradicional campesina.

Es una responsabilidad que hemos asumido sin dudar: en todo el continente se multiplican las luchas en defensa de nuestros territorios ante el embate de las corporaciones y los contratos con los que nos quieren someter. Como corazón de la resistencia siguen estando las semillas en manos de los pueblos. Seguimos empeñados en resistir el despojo que viene de toda forma de propiedad intelectual y de las privatizaciones, seguiremos defendiendo nuestra vida ante los tratados de libre comercio y ante las políticas públicas que buscan desaparecernos o hacernos mano de obra semi esclavizada en los invernaderos del monocultivo y expulsada de su territorio.

Seguiremos cuidando, intercambiando semillas y saberes, seguiremos sembrando nuestro maíz y nuestras milpas, parcelas y chacras en toda su biodiversidad agrícola, y enseñando a nuevas generaciones cómo cultivarlas y mantenerlas. Producir nuestros propios alimentos, resolver con nuestros propios medios lo que más nos importa, nos permite la libertad necesaria para defender nuestros ámbitos y cuidados comunes, nuestras asambleas y nuestras autoridades.

Estamos comprometidas y comprometidos con la cultura que nos legaron nuestros abuelos, con nuestro planeta y los bienes naturales y seres espirituales de nuestro territorio con la vida de hoy y del futuro.

Reivindicamos y reafirmamos el papel fundamental que han tenido y tienen las mujeres en nuestra vida, por lo que estamos decididas y decididos a transformar las relaciones hacia plenas condiciones de equidad y de igualdad, comprometiéndonos a erradicar el patriarcado y todas sus expresiones de violencia.

También reivindicamos la presencia y crucial importancia de nuestros jóvenes y niños y niñas, verdadera riqueza del presente y el futuro, herederos de nuestra lucha y dignidad.

Nos declaramos en desobediencia civil contra tratados, convenios y leyes que fomentan el despojo de los bienes comunes y de los saberes de nuestros pueblos.

Saludamos la dignidad de las personas que han sido encarceladas por defender su historia, su territorio y la vida de sus hermanas y hermanos. Sabemos que estar en prisión es la demostración de su fidelidad a las luchas en que están empeñadas. Va nuestro corazón a su esfuerzo y entereza.

Nos negamos a cualquier imposición de decisiones.

Defendemos nuestros territorios libres de transgénicos, agro tóxicos, y propiedad intelectual.

Reivindicamos el reconocimiento y respeto a las decisiones de los pueblos, y reclamamos el ejercicio del consentimiento o negativa previa, libre e informada, apelando a nuestra libre determinación y autonomía.

Los pueblos originarios en resistencia, guardianes de las semillas, volveremos por miles. Desde nuestras raíces germinará nuestra presencia.

 

Encuentro de Sabias y Sabios de Semillas y otros Saberes Tradicionales

de México, Centroamérica, Ecuador y Colombia,

 

Iximulew (Tierra del Maíz)-Guatemala, 18 de octubre de 2018

Algunos fragmentos de este documento fueron extraídos de la Declaración de Yvapuruvú, en Paraguay (18 de octubre de 2013) y de la Declaración de Durban, Sudáfrica (29 de noviembre de 2015) ambas, documentos de reivindicación de las semillas nativas que reconocemos y reafirmamos.

Redsag

2018-10-16

LAS SEMILLAS CAMPESINAS E INDÍGENAS REPRESENTAN LA VIDA, LA LIBERTAD Y SU HISTORIA.

En el marco del día mundial de la alimentación, las organizaciones que forman la Red Nacional por la Defensa de la soberanía alimentaria en Guatemala (REDSAG) y las  delegaciones de Centro América, México, Panamá, Colombia y Ecuador de la red internacional “SEMILLAS”, reunidos en San Pedro La Laguna Sololá y Chimaltenango en el XII encuentro nacional de agroecología y  I Encuentro de Sabias y Sabios de las Semillas y de otros Saberes Tradicionales; Consideramos que:

La imagen puede contener: 4 personas, árbol, niños, multitud y exterior
  • La aprobación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos y de otras personas que trabajan en las zonas rurales, en el 39º (TRIGÉSIMO NOVENO) periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos desarrollado del 10 al 28 de septiembre del 2018; legitima las luchas para la construcción y reforzamiento de la Soberanía Alimentaria, donde los valores sociales, culturales, económicos y políticos están plenamente respetados y confirmados, por ende, vemos como una acción trascendental muy importante.
  • Estamos conscientes que la agroecología y la soberanía alimentaria son estrategias que reducen los problemas de hambre en países con altos índices de desnutrición como el nuestro, pues la producción agroecológica de alimentos a nivel familiar, respetando sus sistemas tradicionales como la milpa y el huerto de traspatio, permite el consumo de alimentos agroecológicos que además de aportar los nutrientes necesarios, también fortalece la economía local al generar auto empleo e ingresos por venta de sus excedentes.
  • En Guatemala la desnutrición se incrementa con el transcurrir de los años, debido al incremento de la pobreza, el cambio climático y el poco interés de los gobiernos en turno de reconocer y resolver el problema desde las causas que le dan origen y solamente desarrollar acciones paliativas y asistenciales.
  • Es importante resaltar que el hambre y la desnutrición no se solucionan con la introducción de alimentos y el cultivo de organismos vivos modificados, debido a que estos alimentos no son inocuos para la salud humana, que puede cruzarse con algunas especies de polinización abierta de nuestra biodiversidad, que incrementa el uso de herbicidas y con ello la contaminación ambiental, erosiona los conocimientos tradicionales e impacta la economía de las familias campesinas. Es por eso que reiteramos nuestro total rechazo al Reglamento Técnico de Bioseguridad de Organismos Vivos Modificados para uso agropecuario, que publicó el 30 de Julio del 2018 el Ministerio de Economía para la consulta pública y anunció como plazo de 60 días a partir de la publicación la recepción de comentarios, mismos que ya presentamos y esperamos se les de la atención debida.

 Por lo ante expuesto exigimos que se promueva la soberanía alimentaria a través de:

  • Que el Estado de Guatemala adopte e implemente la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos Campesinos y de otras personas que trabajan en las zonas rurales.
  • Que el Estado no permita los cultivos transgénicos y en su lugar se promueva la conservación y recreación de las semillas campesinas e indígenas.
  • Que se promuevan espacios de intercambio y se protejan los saberes tradicionales relacionados con el manejo sustentable de la biodiversidad, la producción, la preparación y el consumo de alimentos y medicinas tradicionales; ante los mecanismos de bio prospección, propiedad intelectual, registro, certificación y mercantilización que además los siguen despreciando y erosionando.
  • Que se fortalezca, promueva y no se obstaculice la producción agroecológica familiar y sus sistemas tradicionales de cultivo como el sistema milpa y los traspatios diversificados, para aumentar la disponibilidad de alimentos saludables y accesibles para toda la población.

Reconocer y atacar la desnutrición desde las causas estructurales y no mantener acciones paliativas y asistenciales que solamente benefician a quienes las promueven y concursan en su expendición, y una mayor dependencia a los alimentos importados e industrializados, y esto permite mayor corrupción en la esfera del Estado, que irrespeta la cultura alimentaría de los pueblos.                                   

Redsag

2018-10-05

XII ENCUENTRO NACIONAL DE AGROECOLOGÍA 2018 Y I ENCUENTRO DE SABIOS Y SABIAS DE LAS SEMILLAS.

Redsag

2018-10-02

Pérdidas por sequía se extienden a otras áreas del país

LEA LA NOTA PUBLICADA POR PRENSA LIBRE, SOBRE LA PERDIDA DE CULTIVOS. 

Agricultores de todo el país sufren por la pérdida de sus cultivos a causa de la canícula prologada, muchas de estas áreas están fuera del Corredor Seco y se ubican en regiones donde tradicionalmente ha llovido. 

Por Sergio Morales. 

PRENSA LIBRE.

 
Agricultores del Corredor Seco perdieron casi la totalidad de sus siembras por la sequía. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Agricultores del Corredor Seco perdieron casi la totalidad de sus siembras por la sequía. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
 
 

Prensa Libre publicó el lunes un artículo que relaciona la migración hacia EE. UU. con las sequías y falta de alimentos en el Corredor Seco; sin embargo, en algunos municipios fuera de este como Champerico, Retalhuleu, la falta de lluvias también hizo estragos.

Rony Palacios, coordinador general de la Red Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria, explicó que en elCorredor Seco los campesinos perdieron del 80 hasta el 100 por ciento de las siembras, mientras que fuera de este hay pérdidas que van desde el 35 hasta el 75 por ciento.

“En el caso de Champerico hemos constatado el 100 por ciento de pérdidas, en otras zonas de la boca costa, agricultores reportan entre el 50 y 75% de pérdidas, mientras que en lugares más fríos reportan entre 25, 30 hasta 40 por ciento”, indicó Palacios.

El activista reconoció que el caso de ese municipio retalteco es atípico porque “en general en Escuintla, Suchitepéquez Retalhuleu y la costa de Quetzaltenango y San Marcos regularmente si hay lluvia”.

Las familias de Champerico perdieron las siembras no solo de maíz y frijol, sino también de ajonjolí. “Ahí va a haber no solo problemas alimentarios, sino también económicos ya que no habrá ingresos económicos”, teme Palacios. 

Lea también: Comprar agua en toneles, la señal de que cada vez escasea más el agua en la metrópoli

Un mapa de lluvias proporcionado por el Instituto Nacional de Sismología Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) muestra cómo el oriente del Corredor Seco fue el área más golpeadas por la sequía en donde en ciertas regiones no llovió durante 57 días o más de forma consecutiva.

 

En el mapa también se observa que municipios de Huehuetenango como Malacatancito, San Sebastián, Santa Bárbara, Chiantla y la cabecera también están dentro de los que menos llovió; así como Champerico, Retalhuleu; Sacapulas y Cunén, Quiché; el sur de Baja Verapaz, y los municipios del oriente de Sololá.

Abelino Mejía, líder comunitario de Champerico, indicó que, si bien es cierto, los programas asistencialistas son necesarios, lo que más demanda la población son políticas de mediano y largo plazo para afrontar las sequías que cada vez son más constantes.

Precisó que en todo el municipio cuatro mil 800 familias que residen en 53 comunidades fueron afectadas. Las pérdidas se estiman en Q32 millones, algunas familias perdieron el 80% de las siembras.

Añadió que la entrega de semillas e insumos, así como la implementación de programas de huertos familiares y de riego serían más importantes para las comunidades que la asistencia, puesto que esta casi siempre se politiza. Recordó que en el 2014 hubo otra sequía que afectó fuertemente a la agricultura y que las autoridades entregaron ayuda y luego se olvidaron de ellos.

Mejía indicó que debido a las pérdidas en la agricultura y la falta de trabajo las familias comienzan a migrar hacia EE. UU.

“Muchos se están yendo para México otros buscan llegar a Estados Unidos porque realmente no hay empleo, acá las agroindustrias nos tienen de rodilla porque no le dan trabajo a la gente de aquí por no pagar prestaciones y traen a gente de otros lugares que la explota”, criticó.
 
Se vulneran derechos

Andrea Aldana, defensora del Derecho a la Alimentación de la Procuraduría de los Derechos Humanos, consideró que las autoridades de gobierno deberían elaborar un plan sostenible para que las familias del Corredor Seco no sufran cada año por las pérdidas de su alimentación.

“Si hubiera una estrategia sostenible no estaría pasando esto”, explicó Aldana para quien también es urgente que el gobierno lleve asistencia humanitaria a los afectados para sobrevivir, ya que de lo contrario se estarían vulnerando el derecho humano a la alimentación.

“De la mano de la asistencia alimentaria hay que ir pensado en una intervención sostenible”, agregó Aldana.

Lea también: Disponibilidad de agua será cada vez menor, revela estudio

Cantón Valencia en Jutiapa, otra de las áreas afectadas por la sequía. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Cantón Valencia en Jutiapa, otra de las áreas afectadas por la sequía. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Estado de Calamidad

Aunque autoridades de Gobierno habían informado que ayer se instalaría una mesa técnica para analizar la viabilidad de declarar un Estado de Calamidad, no se conoció más información.

No se supo si el tema fue discutido en la reunión de gabinete y tanto el ministro de Agricultura, Mario Méndez-Montenegro, como personal de comunicación del Maga no atendieron las llamadas telefónicas.

Recientemente, esa cartera dio a conocer que es una prioridad de la gestión del ministro Mario Méndez-Montenegro la implementación de programas de mini riego.

Sembradío en Jocotán, Chiquimula. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Sembradío en Jocotán, Chiquimula. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Este año se han inauguraron proyectos en Asunción Mita, Jutiapa; El Rancho y El Jícaro, El Progreso; y en San Jerónimo, Baja Verapaz. Se espera inaugurar unidades de riego este año en Atescatempa, Jutiapa y en La Fragua, Zacapa. Con estos proyectos se beneficiará a 24 mil familias.

Además, en 2019 se inaugurarán otras 11 unidades que proveerán de agua a 20 mil agricultores.

PUBLICIDAD
 
 
Un campesino de San Pedro Pinula muestra sus pobres cosechas de maíz. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Un campesino de San Pedro Pinula muestra sus pobres cosechas de maíz. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Redsag

2018-09-28

REDSAG" presentó su rechazo a la implementación de los transgénicos en Guatemala.

"REDSAG" presentó ante el Ministerio de Economía su rechazo al Reglamento de Organismo Vivos Modificados (TRANSGÉNICOS).

REDSAG" presentó ante el Ministerio de Economía su rechazo al Reglamento de Organismo Vivos Modificados (TRANSGÉNICOS).

La imagen puede contener: 6 personas, personas de pie
La imagen puede contener: 3 personas, personas de pie
La imagen puede contener: 4 personas, personas de pie

Redsag

2018-08-21

QUEREMOS UNA GUATEMALA LIBRE DE TRANSGÉNICOS

QUEREMOS UNA GUATEMALA LIBRE DE TRANSGÉNICOS

 

Representantes de comunidades y organizaciones indígenas, campesinas, de mujeres, centros de investigación y organizaciones no gubernamentales, nos reunimos hoy para  analizar, tomar posición y proponer acciones sobre el Reglamento Técnico de Bioseguridad de Organismos Vivos Modificados para uso Agropecuario puesto a “consulta pública” por el Ministerio de Economía del Gobierno de Guatemala el día 30 de julio de 2018.

 

Al respecto, concluimos:

Somos defensoras y defensores de la red de la vida, cultura, el territorio, conocimientos ancestrales,  tradicionales  y la biodiversidad y por lo tanto nos compete estar atentos y alertas ante cualquier intento de despojar y menoscabar la vida, la cultura, el territorio, la biodiversidad, y, en general, los derechos de nuestros pueblos.

Guatemala es un país  reconocido en el concierto de las naciones como un país origen de la diversidad biológica (megadiverso), lo que significa que tenemos una gran riqueza en materia de diversidad biológica. Este hecho  está directamente relacionado con la gran diversidad cultural de los pueblos, pues somos los pueblos quienes hemos mantenido y protegido esta diversidad históricamente y el Estado de Guatemala y sus instituciones únicamente han realizado acciones de despojo en nuestra contra.

El modelo socioeconómico dominante actualmente, representado por el capitalismo más neoliberal, constituye una amenaza a  la diversidad biológica y cultural de los Pueblos  y Comunidades Indígenas de Guatemala. Amenaza que se concreta en diversos tratados internacionales de libre comercio, que se traducen en instrumentos regulatorios para concentrar, extraer, expoliar, privatizar, mercantilizar y monopolizar los bienes naturales, como las iniciativas de obtenciones vegetales, de propiedad intelectual, de bioseguridad de uso de organismos vivos modificados, el Convenio de Diversidad Biológica y sus protocolos correspondientes. Todos estos tratados buscar facilitar la liberación de tecnologías, productos, insumos, y alimentos nocivos a la salud humana y animal, y a la economía y cultura de nuestros pueblos.

Hoy tenemos a la puerta una nueva amenaza como lo es la propuesta del Reglamento Técnico de Bioseguridad de Organismos Vivos Modificados para uso agropecuario. Esto lo interpretamos como otro intento del gobierno de Guatemala para cumplir con el Protocolo de Cartagena para complacer a las empresas nacionales y transnacionales que se dedican al negocio de las semillas transgénicas, afectando la cultura y la vida de nuestros pueblos.

Recordamos que los transgénicos  constituyen un riesgo a la salud puesto que contienen porciones genéticas inestables, porciones genéticas creadas con genes de resistencia a antibióticos, porciones genéticas de resistencia a herbicidas y riesgos comprobados a la agricultura en países como India, México, Argentina, Estados Unidos, Canadá y otros, tales como proliferación de supermalezas, genes suicidas, muerte de polinizadores, pérdida de biodiversidad y variedades nativas. 

Ya en 2014 la movilización comunitaria y popular logró la derogatoria de la Ley para la Protección de Obtenciones Vegetales (popularmente conocida como Ley Monsanto) por ser lesiva a los intereses de la población guatemalteca. La convocatoria promovida por el Ministerio de Economía no es un mecanismo de búsqueda de consentimiento libre e informado, como lo establece como requisito indispensable el artículo 19 del Convenio sobre Diversidad Biológica,  asimismo como lo establece el cuerpo legal en materia del derecho de Consulta establecido por el Convenio 169 de la OIT y  otros instrumentos internacionales en materia de derechos de los pueblos indígenas. Pueblos originarios, así como la Constitución Política de la República de Guatemala.

Además contraviene lo establecido en el Artículo 31 de la Declaración de Naciones Unidas sobre los derechos de los Pueblos Indígenas que estable: Los pueblos indígenas tienen derecho a mantener, controlar, proteger y desarrollar su patrimonio cultural, sus conocimientos tradicionales, sus expresiones culturales tradicionales y las manifestaciones de sus ciencias, tecnologías y culturas, comprendidos los recursos humanos y genéticos, las semillas, las medicinas, el conocimiento de las propiedades de la fauna y la flora, las tradiciones orales, las literaturas, los diseños, los deportes y juegos tradicionales, las artes visuales e interpretativas. También tienen derecho a mantener, controlar, proteger y desarrollar su propiedad intelectual de dicho patrimonio cultural, sus conocimientos tradicionales y sus expresiones culturales tradicionales.

Por lo anterior:

  1. Rechazamos este nuevo intento por permitir el tránsito, importación, exportación, cultivo, comercialización y utilización de Organismo Vivos Modificados (transgénicos) para consumo humano y animal en Guatemala.
  2. Instamos a todas los pueblos, comunidades y organizaciones a rechazar esta nueva amenaza a la vida y biodiversidad en nuestro país. Llamamos al Estado guatemalteco y su institucionalidad a respetar los principios del derecho internacional en materia de derechos humanos y materia ambiental, tales como: Principio Precautorio, Pro natura y Pro Persona; que son de observancia obligatoria para los Estados.
  3. Exigimos al Ministerio de Economía y demás autoridades del Ejecutivo encargados de aprobación del reglamento en mención, para que se abstengan de dicha aprobación y no generen iniciativas o propuestas para reglamentos futuros sin consulta a la población.
  4. Reiteramos el llamamos al Congreso de la República a legislar para prohibir los transgénicos en Guatemala, emitir la Ley para la Protección de la Biodiversidad, interpelar al Ministro de Economía y anteponer y respetar los intereses de los pueblos y habitantes de Guatemala.

Alianza Nacional para la protección de la Biodiversidad (ANAPROB); Alianza para el Desarrollo Rural Integral (ADRI); Asamblea de Pueblos por el Agua, la Vida y el Territorio; Asociación Nacional de Productores Certificados de Guatemala; Asociación Femenina para el Desarrollo de Sacatepéquez (AFEDES); Bufete para Pueblos Indígenas; Campaña Guatemala Sin Hambre; Colectivo Social por el Derecho a la Alimentación, Comisión Nacional de Agricultura Orgánica, Colectivo de Estudios Rurales Ixim; FIAN Guatemala; Fundación Guillermo Toriello, Observatorio de Seguridad y Soberanía Alimentaria y Desarrollo Rural Integral (OSSANDRI); Colectivo Madre Selva; Red Nacional de Soberanía Alimentaria de Guatemala (REDSAG); Semillas Nativas y Criollas de Guatemala (SENACRI); Asociación para el desarrollo Comunitario –SIEMBRA- Movimiento Nacional de Tejedoras-  Ruchajixik ri qana´qbal- Consejo Maya Mam Saqtx´otx´; Asociación para la promoción y el desarrollo de la comunidad (CEIBA); SERJUS; ASOCUCH; Pastoral de la Tierra Diócesis San Marcos; Defensoría del Consumidor; Comité Campesino del Altiplano (CCDA);  Asociación de Agricultores Las Ilusiones (AGRIDIVI JALAPA); Plataforma humana Sector de Mujeres; Plantones por la Dignidad, Otra Guatemala Ya; Foro Nacional de Mujeres; Agricultores de San Vicente Pacaya Escuintla; Sector de Mujeres; Asamblea Departamental de los Pueblos de Huehuetenango (ADH), Facultad de Agronomía (FAUSAC).

 

Guatemala, 21 de agosto de 2018

Redsag

2018-08-07

CONFERENCIA DE PRENSA SOBRE PÉRDIDA DE CULTIVOS.

CONFERNCIA DE PRENSA DEL COLECTIVO POR EL DERECHO A LA ALIMENTACIÓN, SOBRE PÉRDIDAS DE CULTIVOS EN GUATEMALA.

Redsag

2018-08-02

Pérdida de cultivos en Champerico, Retalhuleu 2018

Comunidades de Champerico, Retalhuleu, perdieron sus cultivos, por la falta de lluvia en la región.

Redsag

2018-07-20

Experiencia de éxito en procesamiento de alimentos y soberanía alimentaria.

Redsag

2018-07-04

Taller Derecho a la Alimentación y Nutrición.

Con el fin de reforzar los conocimientos sobre el derecho integral de la alimentación, organizaciones aliadas y que forman parte de la Red Nacional por la Defensa de La Soberanía Alimentaria en Guatemala “REDSAG” desarrolló el taller sobre la lucha por el derecho a la alimentación y nutrición.

Los participantes señalaron que la alimentación es la base de la vida y que la lucha comunitaria y territorial, tiene como elementos articulador la alimentación. Los elementos bases por el derecho a la alimentación se enfoca en el acceso a la tierra, agua, bosques, microclimas, territorio, entre otros.

No hay texto alternativo automático disponible.
La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas, tabla e interior
 
 

Redsag

2018-07-03

Mercado Agorecológico de Sayaxché, Petén.

Con el fin de promover el intercambio y comercialización de productos agroecológicos en el municipio de Sayaxché, Petén, organización y productores agroecológicos de la región promueven cada mes el mercados agroecológico y el consumo de alimentos orgánicos.

 

Redsag

2018-06-27

MERCADO AGROECOLÓGICO EN CHIMALTENANGO.

Redsag

2018-06-14

Convocatoria Alta Verapaz.

Redsag

2018-05-24

CONVOCATORIA

CONVOCATORIA

Redsag

2017-06-05

Transmisión en vivo.

Escuche la transmisión en vivo de la caminata por la defensa del agua, por esta via. http://fger.org/2017/06/05/comunidades-defienden-el-agua/

Redsag

2017-04-21

LUCHA CONTRA LA PRIVATIZACIÓN DE LAS SEMILLAS NATIVAS Y CRIOLLAS

En el marco del día internacional de la Tierra (cada 22 de abril) las organizaciones que hacemos parte de la Red Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria en Guatemala, “REDSAG”, vemos que lamentablemente los bienes naturales relacionados con la producción de alimentos como el agua, la tierra y la biodiversidad, están cada vez más contaminados, disputados y explotados.

Las semillas nativas y criollas de nuestra biodiversidad están amenazadas por diversas estrategias que buscan patentar y comercializar los conocimientos ancestrales e introducir las semillas transgénicas, a través del intento de aprobación del Reglamento de Organismos Vivos Modificados por el Consejo Nacional de Áreas Protegidas “CONAP” y la implementación del proyecto ABS, que busca sistematizar los conocimientos ancestrales, y ponerlos a disposición de las empresas corporativas de semillas para que los utilicen.

Las semillas nativas y criollas son legados importantes de las comunidades indígenas en Guatemala, debido a que los abuelos y las abuelas heredan estas semillas a sus hijos e hijas con el fin de promover su defensa, preservación y conservación. En la cosmovisión maya las semillas ancestrales son sagradas y representan la raíz y el corazón de la cultura milenaria.

Es importante recordar que en el 2014 la población en general desarrolló una serie de acciones, que permitió la derogación de la Ley de Protección de Obtenciones Vegetales, sin embargo, la estrategia de la privatizar las semillas nativas y criollas e introducir el cultivo y comercialización de semillas transgénicas en Guatemala fue concentrado en la Política de Bioseguridad de Organismos Vivos Modificados y su reglamento. Hasta la fecha dicho reglamento aún no ha sido aprobado.

Ante lo expuesto, las organizaciones que forman parte de la Red Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria en Guatemala “REDSAG” y organizaciones aliadas, demandamos a las instituciones del Estado:

  1. La NO aprobación del reglamento de Organismos Vivos Modificados
  2. La suspensión inmediata del programa “ABS”
  3. La prohibición del uso de agro tóxicos en la agricultura, debido a que es uno de los causantes del deterioro de la biodiversidad.
  4. Respetar las prácticas de defensa y protección de las semillas nativas y criollas que promueven los pueblos indígenas y campesinas de Guatemala.

 

Redsag

2017-04-05

Noticia

DECRETO  LEGISLATIVO 6-2014 QUE APROBÓ EL PROTOCOLO DE NAGOYA, PROMUEVE LA PRIVATIZACIÓN Y LA COMERCIALIZACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD.

 

El protocolo de Nagoya se genera del convenio sobre diversidad biológica, este convenio busca la conservación de la diversidad biológica, la utilización de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios que se derivan de la utilización de los recursos genéticos, fue negociado en la conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo “Cumbre de la tierra” en Río Janeiro el 5 de junio de 1992 y entró en vigencia el 29 de diciembre de 1993.

 

El 29 octubre del 2010 en una reunión de la conferencia de las partes,  celebrada en Nagoya, Japón, se adoptó el protocolo de Nagoya sobre el acceso recursos genéticos y participación Justa y equitativa de los beneficios que se deriven de su utilización al convenio sobre la diversidad biológica.

 

El 12 de enero del 1996 fue publicado en el diario de Centro América de Guatemala el decreto 5-95: ratificación del Estado de Guatemala del convenio sobre la diversidad Biológica y el tres de marzo del 2014 fue publicado el decreto legislativo 6-2014 que aprobó el protocolo de Nagoya.

 

El protocolo de Nagoya promueve las condiciones sobre el otorgamiento de concesiones, regalías, acceso para las investigaciones y el derechos de propiedad intelectual sobre los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales, sin consultar y tomar en cuenta la visión y el posicionamiento de los pueblos indígenas frente la privatización y comercialización de la biodiversidad y los conocimientos ancestrales.

 

En la actualidad los organismo el Estado han acordado mecanismos para establecer las condiciones de acceso y participación de beneficios que se derivan de los recursos genéticos (que incluye semillas nativas) y conocimientos tradicionales  asociados a esté, además  de  aquellas  condiciones  sobre  las cuales se  va a desarrollar el uso de los recursos, que para  el caso de Guatemala desvirtúan las  formas  de  administración  de  los recursos  comunes  en lo que respecta  a  biodiversidad  en las comunidades  indígenas de Guatemala, pues, estos mecanismos no incluyen la consulta y participación de los pueblos mayas, garífunas, xincas y mestizas de Guatemala, ni toma en cuenta las  propias  formas de administración de  los conocimientos tradicionales  que  han  sido  desarrollado y  adaptados  por  cada uno de  los  actores  comunitarios  involucrados  en su desarrollo  y  conservación,  como lo son  las  autoridades  ancestrales, las  comadronas, los  agricultores, las  mujeres, los   guías  espirituales,  entre  otros.

 

El protocolo también plantea bajo  las  consideraciones  de  “soberanía” de  los  Estados,  la   libre  disposición  sobre  los  recursos  genéticos y   conocimientos  tradicionales,  estableciendo  procedimientos  burocráticos  y discrecionales, sobre  su  utilización e  inclusión parcial de  los pueblos indígenas respecto a las  condiciones  de acceso,  determinado  por  el  desarrollo jurídico  institucional  de   estricta  negociación,  los mecanismos de control sobre   bioprospeccion que desarrollaría  este. Para  lo cual,   son  evidentes  las  amenazas del protocolo  de  Nagoya  en lo que respecta  a:  rompimiento  de  las  practicas de organización  ancestral  sobre  el manejo de  los recursos genéticos y conocimientos  tradicionales  de  acuerdo  a  su  propio  sistema jurídico, la   división comunitaria, por la forma  en que se  condiciona  acceder  a los beneficios,  no se  considera   el principio  de precaución  de  acuerdo  a los  sistemas  de organización y  vida  desde  la  cosmovisión de los pueblos indígenas, la  monopolización  y privatización  de las  formas  en que las  comunidades  “están con la  madre  tierra,  defendiendo  los  derechos de  la tierra.

 

En la actualidad, dentro de la repartición y acceso de los beneficios, se están otorgando contratos de acceso a recursos genéticos y ya existen otorgamientos de  contratos de acceso a  recursos genéticos  en territorios  indígenas, sin la debida información y consulta  sobre  los procesos, esta  situación genera condiciones  que   facilitan  la  ruta  para  el otorgamiento de patentes sobre  el  conocimiento tradicional  asociado a la medicina tradicional y semillas nativa.

 

La empresas transnaciones y nacionales están generando un nuevo mecanismo de despojo del territorio, mediante la privatización y comercialización de la biodiversidad, las semillas nativas y criollas y al conocimiento tradicional, para lograr sus objetivos utilizan instrumentos legales que excluyen los derechos de propiedad intelectual de los pueblos indígenas y las autoridades ancestrales.

 

La forma en que se aprobó el decreto 6-2014 fue inconstitucional, debido a que en el congreso de la república se pasó como moción privilegiada y de urgencia nacional, para esto se requería de las dos terceras partes de los votos, sin embargo, cuando se adquirió la memoria de sesiones, son se alcanzaron los votos requeridos, esta situación, evidencia la inconstitucionalidad en la aprobación de este decreto.

 

La inconstitucionalidad, las amenazas a la biodiversidad y los conocimientos ancestrales, motivó a las autoridades ancestrales de los Pueblos mayas, Garífunas, Xincas y Mestizos, La Red Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria en Guatemala “REDSAG” y La Alianza Nacional por la Protección de la Biodiversidad –ANAPROB—Plantear ante la Corte de Constitucionalidad un recursos de inconstitucionalidad contra el decreto que aprobó el protocolo de Nagoya y exigieron su  expulsión dentro del ordenamiento jurídico. El 16 de Junio, la corte de notificó sobre la suspensión provisional del decreto y concedió audiencia por quince días comunes al Congreso de la República de Guatemala, al Consejo Nacional de Áreas Protegidas “CONAP” y al Ministerio Público por medio de la fiscalía de Asuntos Constitucionales.

 

Junto con el protocolo de Nagoya, las entidades del Estado también están promoviendo el protocolo de Cartagena, este protocolo, es otro instrumento que promueve la liberación, la experimentación, la comercialización de Organismos Vivos Modificados en Guatemala. Derivado a esto el Organismo Ejecutivo mediante el acuerdo gubernativo 207-2014 le dio vida a la Política Nacional de Bioseguridad de los Organismo Vivos Modificados 2013-2023, y en la actualidad el Consejo Nacional de Áreas protegidas “CONAP” impulsa una serie de talleres para socializar el Reglamento de Organismos Vivos modificados.

 

 

 

 

 

 

 

 

Redsag

2017-04-05

Boletin

Boletin

Redsag

2017-04-05

Semilla

¡Sí a la vida, no a las semillas transgénicas.!

© 2017